domingo, 5 de julio de 2015

El día después

Mi viejo, quién me enseñó el amor por el deporte, murió a los 83 años sin haber visto a Chile ganar nada después de seguir fútbol desde el año 1936...
Junto a mi padre en La Bombonera

Mi hija, que tiene siete, ya vio a Chile en dos mundiales, estuvo en el Maracaná cuando le ganamos al campeón del mundo y ayer celebró que somos campeones de América.

La Copa al final se toca

Anoche, después de 18 años siguiendo a la selección por pega, me acordé de las tantas goleadas en contra en Brasilia, Bello Horizonte, Montevideo y Buenos Aires. De los gusto a poco en Sudáfrica y Brasil. Del palo de Pinilla. De la definición pérdida con Uruguay en la Copa del 99 en Asunción. De la eliminación en San Juan con Venezuela. De las coberturas en los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006 siguiendo a Argentina y Brasil porque Chile no estaba, etc, etc etc, etc.

Mientras muchos lloraron, yo me lo tomé con calma. Al final es fútbol no más y, para mi al menos, y respetando totalmente a los que sienten distinto, las lágrimas están para la familia, los seres queridos y las cosas realmente importantes.


Pero hoy la sensación del por fin me tocó a mí en zona mixta mirarle la cara a los rivales (y argentinos más encima) derrotados, y a nosotros felices, es impagable.
Ahora a "prepararse para perder", porque en el fútbol, como sabemos muy bien, también se pierde y empata.

Pero también preparados para empezar a competir liberados de esa mochila de la historia de derrotas y casi casi....
Que esto sea el inicio de un nuevo camino, no el cierre o un hecho aislado. Como dicen los que han ganado mucho: "lo más difícil es renovarse en el éxito".


Abrazo a todos.
FRANCISCO SAGREDO
Mi viejo, quién me enseñó el amor por el deporte, murió a los 83 años sin haber visto a Chile ganar nada después de seguir fútbol desde el año 1936...
Junto a mi padre en La Bombonera

Mi hija, que tiene siete, ya vio a Chile en dos mundiales, estuvo en el Maracaná cuando le ganamos al campeón del mundo y ayer celebró que somos campeones de América.

La Copa al final se toca

Anoche, después de 18 años siguiendo a la selección por pega, me acordé de las tantas goleadas en contra en Brasilia, Bello Horizonte, Montevideo y Buenos Aires. De los gusto a poco en Sudáfrica y Brasil. Del palo de Pinilla. De la definición pérdida con Uruguay en la Copa del 99 en Asunción. De la eliminación en San Juan con Venezuela. De las coberturas en los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006 siguiendo a Argentina y Brasil porque Chile no estaba, etc, etc etc, etc.

Mientras muchos lloraron, yo me lo tomé con calma. Al final es fútbol no más y, para mi al menos, y respetando totalmente a los que sienten distinto, las lágrimas están para la familia, los seres queridos y las cosas realmente importantes.


Pero hoy la sensación del por fin me tocó a mí en zona mixta mirarle la cara a los rivales (y argentinos más encima) derrotados, y a nosotros felices, es impagable.
Ahora a "prepararse para perder", porque en el fútbol, como sabemos muy bien, también se pierde y empata.

Pero también preparados para empezar a competir liberados de esa mochila de la historia de derrotas y casi casi....
Que esto sea el inicio de un nuevo camino, no el cierre o un hecho aislado. Como dicen los que han ganado mucho: "lo más difícil es renovarse en el éxito".


Abrazo a todos.
FRANCISCO SAGREDO