sábado, 3 de enero de 2015

La gesta del equipo nación

Tras su espectacular temporada Palestino ya sueña con la Copa Libertadores, el reconocimiento de la causa árabe y una gran sorpresa para el 2015: su nuevo estadio en La Cisterna. 

Acá les comparto mi columna de esta semana en revista Qué Pasa con la "Intifada" de Palestino en el fútbol chileno el 2014




Para los árabes hinchas del fútbol el 2014 fue un año inolvidable. El Club Social y Deportivo Palestino regaló alegrías a base de triunfos y buen fútbol.Con una plantilla mensual de $75 millones, que lo ubica en la mitad más pobre del fútbol chileno, los árabes fueron protagonistas en los dos torneos del año, terminando quintos con el técnico Emiliano Astorga en el primer semestre y cuartos con Pablo Guede en el segundo.

Actual semifinalista de la Copa Chile -competencia que da al campeón un cupo en la Sudamericana- y clasificado a la Libertadores después de 35 años de espera tras ganar la liguilla, Palestino logró equiparar en la cancha las enormes diferencias  que lo separan de los cuadros grandes (Colo Colo y la U pagan más de $315 millones en sueldos cada mes).

Su sobresaliente campaña no sólo hizo felices a los hinchas locales: una carta de apoyo del mismísimo Mahmoud Habbad, Presidente del Estado Palestino, demostró que el “Tino” ha cumplido también con uno de los principales objetivos de su directiva: identificar al equipo con la causa palestina alrededor del mundo. 

En eso mucho tuvo que ver la polémica que generó la camiseta que usó el primer equipo a mitad de año, con el mapa de Palestina en la espalda de los jugadores. La ANFP prohibió el uso del modelo ante las protestas de la comunidad judía; sin embargo, se transformó en una prenda de culto. 


Los diez miembros del directorio, que intenta equilibrar los ingresos con los $120 millones de costos fijos mensuales, son parte activa de la colonia.  Henry Abuawad, presidente de la Comisión de Fútbol, es el dirigente más activo en la rutina del club, el nexo entre el directorio y la plana administrativa que encabezan el director deportivo, Matías Cerda, y el gerente general, Jorge Correa. Cerda se ha convertido en un funcionario clave y es muy cercano al hoy gerente azul Sabino Aguad quien, antes de regresar a la U a mitad de año,  participó activamente en la elaboración del actual equipo.

Aguad descubrió al técnico Paulo Guede mientras el DT dirigía a Nueva Chicago en la Tercera División argentina. El club lo trajo a La Cisterna a mitad de año y hoy es una de las revelaciones del fútbol nacional. Al entrenador se le reconoce su propuesta ofensiva y el rendimiento que le ha sacado a un plantel reducido, con siete titulares formados en casa, que fueron parte del equipo juvenil bicampeón del 2013 en la categoría Sub 19.

La idea es potenciar el trabajo de las series juveniles a cargo de Eduardo Heresi, quien debe gestionar un limitado presupuesto mensual de $15 millones para sacar talentos que generen ingresos con alguna venta futura.

A pesar de los buenos resultados y la profesionalización de su estructura administrativa, Palestino necesita mejorar su balance económico. Para lograr cifras azules, los directores deben hacer millonarios aportes personales mes a mes. Solo el presidente, Fernando Aguad, desembolsa al menos  de $50 millones mensuales.

Y esos aportes deberían aumentar para concretar una noticia que guardan con sigilo en el club pero que desde la Municipalidad de La Cisterna ya ha trascendido: muy pronto Palestino anunciará la reconstrucción de su estadio, tras llegar a un acuerdo con el municipio por la administración de los terrenos donde se levantará un recinto con capacidad para siete mil espectadores. El nuevo estadio, que ya tiene maqueta, tendrá un costo aproximado de U$7 millones, será financiado con publicidad, venta de palcos y aportes privados, y su estructura será similar a la del remodelado Lucio Fariña de Quillota.


Así avanza Palestino, celebrando en la cancha y proyectando un nuevo hogar en sus territorios de La Cisterna.

FRANCISCO SAGREDO
Tras su espectacular temporada Palestino ya sueña con la Copa Libertadores, el reconocimiento de la causa árabe y una gran sorpresa para el 2015: su nuevo estadio en La Cisterna. 

Acá les comparto mi columna de esta semana en revista Qué Pasa con la "Intifada" de Palestino en el fútbol chileno el 2014




Para los árabes hinchas del fútbol el 2014 fue un año inolvidable. El Club Social y Deportivo Palestino regaló alegrías a base de triunfos y buen fútbol.Con una plantilla mensual de $75 millones, que lo ubica en la mitad más pobre del fútbol chileno, los árabes fueron protagonistas en los dos torneos del año, terminando quintos con el técnico Emiliano Astorga en el primer semestre y cuartos con Pablo Guede en el segundo.

Actual semifinalista de la Copa Chile -competencia que da al campeón un cupo en la Sudamericana- y clasificado a la Libertadores después de 35 años de espera tras ganar la liguilla, Palestino logró equiparar en la cancha las enormes diferencias  que lo separan de los cuadros grandes (Colo Colo y la U pagan más de $315 millones en sueldos cada mes).

Su sobresaliente campaña no sólo hizo felices a los hinchas locales: una carta de apoyo del mismísimo Mahmoud Habbad, Presidente del Estado Palestino, demostró que el “Tino” ha cumplido también con uno de los principales objetivos de su directiva: identificar al equipo con la causa palestina alrededor del mundo. 

En eso mucho tuvo que ver la polémica que generó la camiseta que usó el primer equipo a mitad de año, con el mapa de Palestina en la espalda de los jugadores. La ANFP prohibió el uso del modelo ante las protestas de la comunidad judía; sin embargo, se transformó en una prenda de culto. 


Los diez miembros del directorio, que intenta equilibrar los ingresos con los $120 millones de costos fijos mensuales, son parte activa de la colonia.  Henry Abuawad, presidente de la Comisión de Fútbol, es el dirigente más activo en la rutina del club, el nexo entre el directorio y la plana administrativa que encabezan el director deportivo, Matías Cerda, y el gerente general, Jorge Correa. Cerda se ha convertido en un funcionario clave y es muy cercano al hoy gerente azul Sabino Aguad quien, antes de regresar a la U a mitad de año,  participó activamente en la elaboración del actual equipo.

Aguad descubrió al técnico Paulo Guede mientras el DT dirigía a Nueva Chicago en la Tercera División argentina. El club lo trajo a La Cisterna a mitad de año y hoy es una de las revelaciones del fútbol nacional. Al entrenador se le reconoce su propuesta ofensiva y el rendimiento que le ha sacado a un plantel reducido, con siete titulares formados en casa, que fueron parte del equipo juvenil bicampeón del 2013 en la categoría Sub 19.

La idea es potenciar el trabajo de las series juveniles a cargo de Eduardo Heresi, quien debe gestionar un limitado presupuesto mensual de $15 millones para sacar talentos que generen ingresos con alguna venta futura.

A pesar de los buenos resultados y la profesionalización de su estructura administrativa, Palestino necesita mejorar su balance económico. Para lograr cifras azules, los directores deben hacer millonarios aportes personales mes a mes. Solo el presidente, Fernando Aguad, desembolsa al menos  de $50 millones mensuales.

Y esos aportes deberían aumentar para concretar una noticia que guardan con sigilo en el club pero que desde la Municipalidad de La Cisterna ya ha trascendido: muy pronto Palestino anunciará la reconstrucción de su estadio, tras llegar a un acuerdo con el municipio por la administración de los terrenos donde se levantará un recinto con capacidad para siete mil espectadores. El nuevo estadio, que ya tiene maqueta, tendrá un costo aproximado de U$7 millones, será financiado con publicidad, venta de palcos y aportes privados, y su estructura será similar a la del remodelado Lucio Fariña de Quillota.


Así avanza Palestino, celebrando en la cancha y proyectando un nuevo hogar en sus territorios de La Cisterna.

FRANCISCO SAGREDO