miércoles, 7 de enero de 2015

Deportistas en Bancarrota

Desde Garrincha, pasando por Mike Tyson a Scottie Pippen, la lista de figuras planetarias que despilfarró su dinero es holgada; crisis financiera que no discrimina por deporte y que vuelve a sumar cifras rojas.



La prestigiosa revista estadounidense Sports Illustrated informó que un 60% de los jugadores de la NBA se declaran sin recursos en un periodo no superior a los cinco años desde su retiro.

NBA


Allen Iverson brilló entre 1996  y 2010. En sus 914 partidos fue un anotador compulsivo y superó la treintena de puntos promedio en cinco temporadas, lo que le valió un MVP (2001) y 154 millones en salarios que dilapidó incluso antes de retirarse. Mendigó un hueco en equipos de Puerto Rico y Europa.  Incluso probó suerte en China con tal de recuperar algo de su fortuna.

La historia se repite con otros grandes del mejor basquetbol del mundo.





Scottie Pippen. Jugó entre 1987 y 2004. 1.178 partidos en la NBA, ganó U$109 millones. Consiguió seis anillos como escudero de Michael Jordan, dos oros olímpicos y un lugar en el salón de la fama de este deporte. Sin embargo, ha perdido todo el dinero por malas inversiones.





Dennis Rodman. Vigente entre 1986 y 2000. 911 partidos y U$27 millones en salarios. El Gusano logró dos títulos con los Pistons y tres en la segunda época de Jordan en los Bulls. Su loca vida con películas de Hollywood de por medio le arruinó.






Charles Barkley: 1984-2000; miembro del Dream Team, doble medallista de oro y uno de los 50 mejores jugadores en la historia de la NBA. Aseguró que sus pérdidas por apuestas superan los diez millones de dólares.




NFL

60% de la NBA no se ve tan mal ante el 79% del fútbol americano. Inversiones arriesgadas o equivocas, administradores fraudulentos y grandes sumas despilfarradas en apuestas o préstamos han devastado desde super estrellas hasta jugadores poco conocidos, sobre todo a estos últimos. 



La gran diferencia entre el sueldo mínimo de la liga y los contratos millonarios han hecho que la mayoría de los jugadores de la NFL ni siquiera alcancen a hacer fortuna. Hay que tener en cuenta que en este deporte cada equipo cuenta con una plantilla de 53 jugadores por lo que sólo un puñado de ellos cobran jugosos cheques. 

El documental de ESPN Broke: Estrellas en la Ruina, muestra esta cruda realidad. 




Fútbol

Los números no son mucho mejores en el fútbol. Un estudio de la Fundación Xpro analizó a 30.000 exjugadores cuyo salario semanal se encontraba en 35.000 euros (26 millones de pesos) y los resultados son desastrosos. Seis de cada diez exjugadores han tardado menos de cinco años en entrar en bancarrota. 


Al igual que en la NBA o la NFL, el despilfarro de dinero es la principal causa, aunque según la fundación el matrimonio tiene mucho que ver. Tres de cada diez se han divorciado de su pareja antes de cumplir un año como matrimonio. 

John Arne Riise, Eric Djemba-Djemba o Brad Friedel son algunos de los jugadores de la Premier League que ejemplifican el drama. 


Otros



La múltiple medallista olímpica comenzó con su debacle económica cuando debió devolver las medallas ganadas en Sidney 2000 por haberlas conseguido con dóping, debiendo pagar onerosas multas por competir con sustancias ilícitas. Pagó  una condena de cárcel incluso. 





Mike Tyson: El ex campeón de peso pesado sumó cerca de U$300 millones de ganancias, pero se declaró en quiebra en 2003. Debió gastar una gran cantidad de dinero en su defensa judicial cuando fue acusado por violación.







John Daly: Ganador del Abierto Británico de 1995 y del US PGA de 1991, el golfista norteamericano ha sometido su cuerpo a todo tipo de abusos. Su vicio por las apuestas le ha llevado a despilfarrar 60 millones de dólares.


PANCHO SAGREDO
Desde Garrincha, pasando por Mike Tyson a Scottie Pippen, la lista de figuras planetarias que despilfarró su dinero es holgada; crisis financiera que no discrimina por deporte y que vuelve a sumar cifras rojas.



La prestigiosa revista estadounidense Sports Illustrated informó que un 60% de los jugadores de la NBA se declaran sin recursos en un periodo no superior a los cinco años desde su retiro.

NBA


Allen Iverson brilló entre 1996  y 2010. En sus 914 partidos fue un anotador compulsivo y superó la treintena de puntos promedio en cinco temporadas, lo que le valió un MVP (2001) y 154 millones en salarios que dilapidó incluso antes de retirarse. Mendigó un hueco en equipos de Puerto Rico y Europa.  Incluso probó suerte en China con tal de recuperar algo de su fortuna.

La historia se repite con otros grandes del mejor basquetbol del mundo.





Scottie Pippen. Jugó entre 1987 y 2004. 1.178 partidos en la NBA, ganó U$109 millones. Consiguió seis anillos como escudero de Michael Jordan, dos oros olímpicos y un lugar en el salón de la fama de este deporte. Sin embargo, ha perdido todo el dinero por malas inversiones.





Dennis Rodman. Vigente entre 1986 y 2000. 911 partidos y U$27 millones en salarios. El Gusano logró dos títulos con los Pistons y tres en la segunda época de Jordan en los Bulls. Su loca vida con películas de Hollywood de por medio le arruinó.






Charles Barkley: 1984-2000; miembro del Dream Team, doble medallista de oro y uno de los 50 mejores jugadores en la historia de la NBA. Aseguró que sus pérdidas por apuestas superan los diez millones de dólares.




NFL

60% de la NBA no se ve tan mal ante el 79% del fútbol americano. Inversiones arriesgadas o equivocas, administradores fraudulentos y grandes sumas despilfarradas en apuestas o préstamos han devastado desde super estrellas hasta jugadores poco conocidos, sobre todo a estos últimos. 



La gran diferencia entre el sueldo mínimo de la liga y los contratos millonarios han hecho que la mayoría de los jugadores de la NFL ni siquiera alcancen a hacer fortuna. Hay que tener en cuenta que en este deporte cada equipo cuenta con una plantilla de 53 jugadores por lo que sólo un puñado de ellos cobran jugosos cheques. 

El documental de ESPN Broke: Estrellas en la Ruina, muestra esta cruda realidad. 




Fútbol

Los números no son mucho mejores en el fútbol. Un estudio de la Fundación Xpro analizó a 30.000 exjugadores cuyo salario semanal se encontraba en 35.000 euros (26 millones de pesos) y los resultados son desastrosos. Seis de cada diez exjugadores han tardado menos de cinco años en entrar en bancarrota. 


Al igual que en la NBA o la NFL, el despilfarro de dinero es la principal causa, aunque según la fundación el matrimonio tiene mucho que ver. Tres de cada diez se han divorciado de su pareja antes de cumplir un año como matrimonio. 

John Arne Riise, Eric Djemba-Djemba o Brad Friedel son algunos de los jugadores de la Premier League que ejemplifican el drama. 


Otros



La múltiple medallista olímpica comenzó con su debacle económica cuando debió devolver las medallas ganadas en Sidney 2000 por haberlas conseguido con dóping, debiendo pagar onerosas multas por competir con sustancias ilícitas. Pagó  una condena de cárcel incluso. 





Mike Tyson: El ex campeón de peso pesado sumó cerca de U$300 millones de ganancias, pero se declaró en quiebra en 2003. Debió gastar una gran cantidad de dinero en su defensa judicial cuando fue acusado por violación.







John Daly: Ganador del Abierto Británico de 1995 y del US PGA de 1991, el golfista norteamericano ha sometido su cuerpo a todo tipo de abusos. Su vicio por las apuestas le ha llevado a despilfarrar 60 millones de dólares.


PANCHO SAGREDO